Muere Gilbert Gottfried, el magnífico cómico de lengua sucia al que vimos en 'Este chico es un demonio' y fue la voz de Iago en 'Aladdin'

Muere Gilbert Gottfried, el magnífico cómico de lengua sucia al que vimos en 'Este chico es un demonio' y fue la voz de Iago en 'Aladdin'
6 comentarios

Nadie contaba el chiste de los aristócratas como Gilbert Gottfried. El cómico con la boca más sucia, el humor más guarro y la voz más chillona (e icónica) ha fallecido en Florida a los 67 años tras mucho tiempo padeciendo una extraña enfermedad, la distrofia miotónica de Steinert. Su familia solo ha hecho una petición en Twitter: "Aunque es un día triste para todos nosotros, por favor, seguid riendo tan alto como podáis en honor de Gilbert".

Voy a cuidar de mí

Aunque Gottfried es conocido mundialmente por dar la voz a Iago, el loro de Jafar en 'Aladdin', Gottfried empezó, como la mayoría de cómicos, en el 'Saturday Night Live' después de pasar por los escenarios de stand-up de Nueva York. Duró 12 episodios y no le permitieron hacer nada de lo que mejor sabe hacer. Eso sí, le permitió arañar un pequeño papel en 'Superdetective en Hollywood II', y empezar una carrera fabulosa como secundario cómico de lujo.

En 1990, Gottfried fue fichado para el papel de Igor Peabody en 'Este chico es un demonio' y su secuela, que le dieron fama internacional. Y esta fama creció aún más con el famoso papel de 'Aladdin', que repetiría en todos los juegos, secuelas y spin-offs de la saga (excepto el remake en imagen real, donde fue sustituido por Alan Tudyk). Gottfried aparecía todas las semanas en la televisión americana y se convirtió en una cara icónica.

A partir de los 2000 se cultivó como actor de voz: puso su chirriante tono en cientos de episodios de series de animación y fue la voz semi-oficial de Mr. Mxyzptik, el villano de Superman. Al mismo tiempo, se hizo tristemente famoso por contar, tres semanas después del 11-S, el chiste "No he podido coger un vuelo directo porque dijeron que tenían que parar primero en el Empire State". A su favor hay que decir que se volvió a meter al público en el bolsillo con, obviamente, el chiste de los aristócratas.

Gilbert Gottfried siempre estuvo ahí. Quizá nosotros no nos dimos cuenta, pero su voz histriónica, su cara exagerada, su humor sucio y sus ganas de hacer reír a carcajadas siempre estuvieron ahí. El mismo día 11 apareció el (ahora ya) último episodio de su podcast, Gilbert Gottfriend's Amazing Colossal Podcast, y si rebuscas un poco en Internet encontrarás todo tipo de muestras de que era uno de los personajes más queridos del mundo de Hollywood.

Y ahora vamos a contar un chiste en su honor: el dueño de una oficina de talentos está sentado en su oficina, una familia entra y...

Temas
Inicio