"Era la película de Terminator de tu abuelo". James Cameron explica por qué 'Terminator: Destino Oscuro' fue uno de los mayores fracasos de todos los tiempos

"Era la película de Terminator de tu abuelo". James Cameron explica por qué 'Terminator: Destino Oscuro' fue uno de los mayores fracasos de todos los tiempos
37 comentarios

James Cameron se encuentra en plena campaña promocional de 'Avatar: El sentido del agua', pero eso no quita para que en algunas películas le pregunten por otras obras de su filmografía, incluyendo aquellas en las que ni siquiera ejerció como director. Eso le ha llevado a explicar el motivo por el que cree que fracasó 'Terminator: Destino Oscuro'.

"Fue nuestra propia miopía"

Bien conocidas son las desavenencias que tuvo con Tim Miller, director de la película, durante la producción de la misma, pero el propio Cameron deja claro que la relación entre ambos vuelve a ser cordial. Sin embargo, ambos deseaban cosas distintas a la hora de hacerla y fue eso lo que llevó a un error insalvable según el autor de 'Titanic':

Creo que el problema, y es cosa mía, es que me negué a hacerlo sin Arnold. Tim no quería a Arnold, pero yo dije: "Mira, no quiero eso. Arnold y yo somos amigos desde hace 40 años, y podría oírlo, y sería así: 'Jim, no puedo creer que estés haciendo una película de Terminator sin mí'". Simplemente no significaba mucho para mí hacerlo, pero dije: "Si ustedes pudieran ver su camino claro para traer de vuelta a Arnold y luego, ya sabes, estaría encantado de participar".
Y luego Tim quería a Linda. Creo que la película podría haber sobrevivido con Linda en ella, creo que podría haber sobrevivido con Arnold en ella, pero cuando pones a Linda y Arnold en ella y luego, ya sabes, ella tiene 60 y tantos, él tiene 70 y tantos, de repente no era tu película de Terminator, ni siquiera era la película de Terminator de tu padre, era la película de Terminator de tu abuelo. Y no vimos eso. Nos encantó, pensamos que era genial, ya sabes, que estábamos haciendo esta especie de secuela directa de una película que salió en 1991. Y el público joven no había nacido. Ni siquiera habrían nacido hasta dentro de 10 años.
Así que fue nuestra propia miopía. Nos crecimos un poco, y creo que esa es la lección.

La verdad es que el enfoque de Cameron tiene sentido, ya que esa decisión marcó mucho a la película en lugar de acercarla a un público nuevo. Él era uno de los pocos principales implicados que no se había pronunciado sobre el tremendo batacazo en taquilla de 'Terminator: Destino Oscuro' y cuesta discutir su razonamiento.

Dicho esto, también creo que la película no mereció convertirse en uno de los mayores fracasos de la historia del cine, provocando pérdidas superiores a los 100 millones de dólares. Ahora habrá que ver si la franquicia logra resurgir de sus cenizas, pero solamente se me ocurren dos opciones. La primera es una película con un presupuesto más contenido en una apuesta similar a la de 'Predator: La Presa'. La otra es que la dirija el propio Cameron, cosa bastante improbable.

Temas
Inicio