Publicidad

"'Mientras dure la guerra' ha sido el trabajo más duro y exigente de mi carrera". Nacho Díaz, ganador del Goya al mejor maquillaje y peluquería
Entrevistas

"'Mientras dure la guerra' ha sido el trabajo más duro y exigente de mi carrera". Nacho Díaz, ganador del Goya al mejor maquillaje y peluquería

Flamante ganador del Goya al mejor maquillaje y peluquería por 'Mientras dure la guerra', Nacho Díaz es una verdadera institución desde hace dos décadas y uno de nuestros profesionales más reputados y solicitados en grandes producciones. Fanático del fantástico y el horror, de los monstruos y las criaturas, no podíamos dejar pasar la ocasión de charlar un rato con el responsable de muchas de las caracterizaciones más asombrosas que has visto en tu vida y que este año ha estado presente en todas las cintas bélicas de la temporada de premios, incluida la '1917' de Sam Mendes.

El hombre y el látex

Lo cierto es que Díaz contaba con una ventaja respecto a la gran mayoría de nominados: estaba doblemente nominado en su categoría, puesto que también formó parte del equipo de maquillaje y peluquería de 'La trinchera infinita'. Al final el premio fue por la película de Amenábar, en lo que supone el primer premio de un profesional que no para de trabajar y que está más presente en tu día a día de lo que crees.

Kiko Vega (KV): Enhorabuena por el premio, el trabajo en la película es abrumador. ¿Cuál fue el mayor reto de caracterización en la película?

Nacho Díaz (ND): Uno de los principales retos era trabajar con Alejandro, era mi primera vez con él y es un director que impone. El otro es que la película requería mucho maquillaje especial en un contexto realista, además. Es una película histórica, no una de terror. Y luego está el mayor reto de todos: transformar a Karra en Unamuno, porque ambos tienen un físico incompatible a primera vista.

Nacho Diaz Retocando Fotografía de Teresa Isasi, propiedad de MOD

KV: En 2019 compaginaste tres películas bélicas muy distintas ('Mientras dure la guerra', 'La trinchera infinita' y '1917') de manera consecutiva. ¿Tu trabajo en ellas sí era más parecido?

ND: Los de 'Mientras dure la guerra' y 'La trinchera infinita' sí que comparten ciertos elementos de diseño. Había que transformar a lo actores, pero tenían un planteamiento diferente. En 'La trinchera infinita' el reto era la evolución de los personajes de la manera más natural posible, pero siempre pareciendo ellos mismos, conservando su identidad para que el espectador no se pierda. En la de Amenábar se trataba de una recreación de personajes históricos que no respondían a su mismo físico, era otro tipo de reto. En la otra película, '1917', el trabajo sí que fue completamente distinto: mi participación en la película fue crear cadáveres realistas que mostrasen el horror de la guerra. Tristan Versluis fue el supervisor de prótesis de la película.

KV: Perteneces a una generación de profesionales muy ligada al fantástico. ¿Cómo y cuándo llegas a la conclusión de que lo tuyo es crear monstruos?

ND: No recuerdo ningún momento de mi vida sin que me gustase todo esto. Me gustaba desde muy pequeñito: los disfraces y todo eso, hasta que descubrí las máscaras de látex. Entonces descubrí la revista Fangoria (la edición española de la revista arrancó en 1991) y ahí vi todo lo que había detrás de las cámaras, que esos monstruos los creaban grandes nombres de la industria americana, como Stan Winston, Rick Baker... venían muchas fotos de esos maquillajes y ahí empecé a entrar de lleno. Era complicado en ese momento encontrar materiales, no se celebraba Halloween entonces.

Nacho Diaz retoca Karra Fotografía de Teresa Isasi, propiedad de MOD

KV: Como aficionado al género aún me duele la retirada de Rick Baker, ¿crees que en España y en Europa hay más sitio para el trabajo artesanal que desempeñas?

ND: He tenido la oportunidad de trabajar en Inglaterra y otros sitios de Europa, y también conozco mucho la industria de Los Ángeles, y lo que he visto estos últimos años es que Inglaterra ha adelantado a Los Ángeles, que era la referencia de los efectos especiales y el maquillaje. Toda la gente de mi generación que ha trabajado en Inglaterra han tenido una evolución increíble. En cuanto a las prótesis de silicona realistas, gente como Barrie Gower ('Juego de Tronos', 'Chernobyl'), Mark Coulier ('El gran hotel Budapest', 'Suspiria') o Duncan Jarman ('El renacido', 'La momia') se han convertido en auténticas referencias y están en el top ahora mismo.

Nacho Díaz Amenábar Fotografía de Teresa Isasi, propiedad de MOD

KV: Vienes de trabajar con Peter Jackson, Guillermo Del Toro, Sam Mendes… ¿con quién te gustaría colaborar en el futuro?

ND: Uf, espero que me queden un montón, poder trabajar con mis directores preferidos. Hacerme un 'Star Wars', que estuve a punto de entrar en la saga pero al final no pudo ser. Me gustaría mucho trabajar con Tarantino, Spielberg... me pongo metas bastante altas, como ves. Yo lo vivo como un sueño hecho realidad. Con lo que he flipado con todo lo que vi de 'El señor de los anillos' y luego encontrarme en 'El hobbit: La desolación de Smaug' o 'Juego de Tronos'... cuando te llaman y pasa el tiempo, y formas parte de esos equipos es un regalo. Pero es cierto que a veces son las producciones más pequeñas las que te dan más alegrías. Empezar con alguien que hace su primera película y resulta un peliculón es muy guay, y yo empecé con Paco Plaza (compañero de studios), Eugenio Mira, Koldo Serra o Nacho Vigalondo.

Nacho Díaz: "Ojalá una producción fantástica o mitológica en España"

KV: ¿Sigues sorprendiéndote cuando ves este tipo de prótesis y efectos en una película?

ND: Sí, claro. Además yo soy fan de todo esto. Tengo mi faceta profesional, mi estudio, su estrés... todo eso lo vivo a tope. Animar, incentivar... todo eso lo vivo con muchísima ilusión, intento no perderla. Y a la vez soy muy fanático de esto, es mi pasión. En casa cotilleo todo lo que puedo sobre maquillajes, y ahora tengo la suerte de que conozco a toda esa gente que hace los maquillajes, les puedo escribir y eso mola mucho. Ahora ha ganado el Óscar un artista japonés, Kazu Hiro, por su trabajo en 'El escándalo', y es uno de los mejores del mundo. Lo que ha hecho es flipante, brutal, es un artista que cada cosa que hace es referencia para mí. Lo de Hiro y el maquillaje de envejecimiento de 'True Detective' son los dos trabajos que más me han sorprendido últimamente.

Nacho Diaz Raquel Álvarez retocando mientras dure la guerra Fotografía de Teresa Isasi, propiedad de MOD

KV: ¿Echas de menos más género en nuestro cine? Este año en la candidatura de mejores FX de los Goya solo había un representante fantástico ('El Hoyo').

ND: La verdad es que sí lo echo de menos. Si miras mis trabajos, he estado en un muchas producciones de género al principio, pero sí tenemos poco. Apenas he tenido criaturas, tal vez en 'Verónica' es donde más lo he trabajado. También es verdad que nos especializamos sin querer en los talleres, yo estoy con realismo y parecidos, y a veces a los técnicos nos encasillan. Aquí lo comentamos mucho, ojalá una producción fantástica o mitológica en España ahora que estamos rodeados de plataformas. Aquí somos muy fans de Henson y demás. No tenemos eso.

KV: ¿Cuál es tu caracterización favorita de todas las que has hecho para Joaquín Reyes?

ND: Buf, qué difícil. Cada vez que nos vemos recopilamos lo que llevamos hecho y lo que podríamos hacer. A mí me cuesta horrores, hemos hecho tantos que algunos se me olvidan. No sé ni cuántos llevamos, pero más de 500 trabajos juntos seguro. Me gusta mucho lo que hemos hecho en la última etapa de 'El intermedio'. Hay muchos a los que guardo especial cariño, como Björk o Hulk Hogan, pero a mí me gustaba mucho cuando eran caricaturescos. Como Paquirrín, que parecía sacado de 'Dick Tracy'. Últimamente Abascal, Carmena... y luego los retos como Pedro Sánchez, que lo pospusimos mucho. No me veía capaz de hacerlo, y al final sí me gusta lo que hicimos. Pablo Casado también fue muy difícil, no tiene un gran rasgo distintivo en que apoyarnos.

KV: ¿Tu trabajo más duro?

ND: 'Mientras dure la guerra' ha sido el trabajo más duro y exigente de mi carrera. Ahora con la nueva de Paco Plaza ('La abuela', escrita por Carlos Vermut), estamos haciendo algo muy complejo, pero lo vamos a rodar en dos días, pero hemos trabajado en ello más de dos meses. En la de Amenábar estuvimos los 40 días de rodaje con las horas de maquillaje diarias, con las cuatro de Karra cada día. Y si no sale en pantalla, que es muy poco, están Franco o Millán en pantalla. Hicimos cosas que no habíamos hecho nunca y yo fui a por todas. Hicimos muchas pruebas rodadas y proyectadas en cine, viendo luego en pantalla por dónde tirar con el director. Fue muy exigente, la verdad.

Esta entrevista no habría sido posible sin la ayuda de Miguel Esteban.

Temas

Publicidad

Comentarios cerrados

Publicidad

Publicidad

Inicio

Explora en nuestros medios