Publicidad

'Néboa': un estupendo thriller de La 1 que sabe mezclar investigación criminal con mitología a la gallega
Críticas

'Néboa': un estupendo thriller de La 1 que sabe mezclar investigación criminal con mitología a la gallega

El thriller está siendo el género estrella para las series españolas durante este arranque de 2020. Ayer fue el turno de ‘Perdida’ en Antena 3 y hoy es La 1 la que se anima a estrenar ‘Néboa’, una propuesta de corte criminal que busca mezclar el realismo de una investigación para atrapar a un asesino con elementos mitológicos a la gallega.

RTVE sigue apostando así por un género que ya abordó repetidas veces en 2019 con títulos como ‘La caza. Monteperdido’ o ‘Malaka’, pero es precisamente ese toque mitológico que da al relato lo que la diferencia de otras propuestas similares, o al menos en su estupendo primer episodio que sienta muy bien las bases y te deja con ganas de sumergirte más a fondo en la historia que han ideado Xosé Morais, Víctor Sierra y Alberto Guntín.

La amenaza del Urco

Imagen Neboa

‘Néboa’ está situada en una isla ficticia gallega a la que solamente se puede acceder con un ferry que realiza el viaje apenas dos veces al día. Eso supone que todos se conozcan entre sí, que exista una estructura de poder bastante marcada -a fin de cuentas una empresa les da de comer a prácticamente todos ellos- y unas tradiciones claras. Una de ellas es la existencia del Urco, una extraña criatura a la que se achacan unos asesinatos cometidos en 1919 y 1989.

Esto último es algo que descubrimos cuando aparece una nueva victima en la misma cueva en la que se encontraron a las anteriores. Ahí la serie apuesta un poco a piñón fijo -son ya demasiadas las propuestas que han optado últimamente por algo así- optando por una mujer menor de edad como la primera de las víctimas, ¿realmente existe el Urco o es alguien que está aprovechando la fuerte creencia en él para cometer sus crímenes?

Escena Neboa

Eso es algo que la serie explorará sin duda en episodios venideros -el final del primero deja bien claro que esto no ha hecho más que empezar-, pero lo realmente importante en este arranque es presentar a los personajes, los escenarios en los que va a transcurrir la acción y esa creencia popular que en otros lugares se consideraría una simple majadería. Si hasta hay un momento en el que se nos muestra a un chaval teniendo claro que los monstruos no existen pero el Urco sí.

El episodio arranca con la celebración del Entroido, una fiesta popular vinculada al carnaval que a su vez está muy asociada a la figura del Urco. En todo momento tenemos claro que el festejo va a acabar en tragedia, pero ‘Néboa’ se preocupa en que la ambientación de la misma casi nos traslade a una realidad diferente, quizá no mágica, pero sí con un fuerte componente folclórico en el que se respira diferente. Todo ello hasta que aparece la víctima en una imagen muy poderosa en si misma que se ve aún más potenciada a través del uso de la cámara, recalcando así que el lugar donde está el cadáver es tan importante o mas que el cuerpo.

Un gran arranque

Neboa Escena

No hace falta más apara atrapar al espectador, siendo a partir de entonces cuando pasamos a conocer a los protagonistas de la serie, la dinámica de la isla y la investigación que se abre. Esto último es lo que va a servir de gran hilo conductor para todo, jugándose muy bien la baza de contar con una inspectora (Isabel Naveira) que ya vivió en sus carnes la ola de los crímenes en 1989 y también la presencia de una recién llegada y, por tanto, muy escéptica ante la posible existencia del Urco.

Las localizaciones gallegas ayudan a meternos de lleno en una historia que tarde o temprano tendrá que tomar partido por un enfoque mas realista o mitológico, pero por ahora es algo que se ha equilibrado muy bien, echándose mano para ello de esa naturaleza más cerrada de los lugareños, donde el ojo por ojo esta a la orden del día.

Neboa Imagen

El personaje interpretado  de forma notable por Emma Suárez tendrá que ir amoldándose a ello para que juegue a su favor en lugar de ser un obstáculo insalvable, pero por ahora tiene que hacerse a las costumbres de la zona, como también ha de hacerlo su hija (Alba Galocha). Estaría dispuesto a apostar a que la curiosidad de esta última va a acabar por jugarle una mala pasada, ya que en sus yo al menos noté un ligero halo de tristeza y ese momento en la ducha parece anticipar un futuro encuentro con el Urco -o con la persona que esté aprovechándose de ese miedo popular-.

Es verdad que el recurso del recién llegado a la zona se ha explotado hasta la saciedad, pero en el caso de ‘Néboa’ funciona especialmente bien por el contraste que aporta respecto a las costumbres locales. Tal y como se plantea la mitología, que en mi caso me hizo pensar en la Trilogía del Baztán llevada recientemente a la gran pantalla, hace falta alguien con una mirada externa para poder entrar a fondo en lo que de otra forma no me sorprendería que se hubiese dejado avanzar dando palos de ciego -falsos culpables habrá varios, uno ya en este primer episodio- hasta que cesaran los crímenes por verse como algo inevitable.

En resumidas cuentas

El primer episodio de ‘Néboa’ es una gran presentación para una serie que promete un apasionante cruce entre investigación al uso y mitología popular. La ambientación gallega y el reparto mayoritariamente de la misma procedencia ayudan a distinguirla aún mas de otras propuestas similares y ahora la clave estará en ver si su desarrollo hasta a la altura de su introducción.

Temas

Publicidad

Comentarios cerrados

Publicidad

Publicidad

Inicio

Explora en nuestros medios